La obsolescencia programada

No había oído nunca hablar acerca de la obsolescencia programada, en otras palabras, la reducción sistemática y deliberada de la vida útil de un producto para incrementar su consumo sin planear su reciclaje cuando éste muere. “Comprar, tirar, comprar“, así se llama el documental donde me he encontrado con esta forma sutil de denominar cuando un producto se estropea sin que aparentemente tenga motivos para ello. El reportaje cuenta cómo la obsolescencia programada ha definido nuestras vidas desde los años veinte, cuando los fabricantes empezaron a acortar la vida de los productos para aumentar las ventas.

Productos fabricados para no durar. Baterías que se mueren a los 18 meses de ser estrenadas (como la del iPod de Apple), impresoras que se bloquean al llegar a un número determinado de impresiones, bombillas que se funden a las mil horas… ¿Por qué, pese a los avances tecnológicos, los productos de consumo duran cada vez menos? ¿Sabemos en realidad dónde van a parar los productos que desechamos?

Parcece sorprendente que a día de hoy muchas empresas no tengan una política medioambiental que permita al consumidor devolver los productos para su reciclado y eliminación. Por otro lado digo también que la culpa no la tienen exclusivamente las empresas, muchas veces nosotros mismos somos quienes provocamos esa repentina obsolescencia del producto substituyéndolo por otro “mejor” aunque el que tengamos siga funcionando y aún nos sea útil. En este supuesto, nada ha cambiado en el producto, sólo nuestro deseo de tener algo que me aporta más funciones, más características y un mejor, elegante e innovador diseño.

Creo que nos hace falta tener un poco de sentido común, ser un buen analista de productos y hacernos la siguiente pregunta antes de ir a comprar: ¿realmente necesito eso o con lo que ya tengo voy servido? No digo que no compremos, porque sino la economía no crecería, sino que lo hagamos de forma más responsable  y racional. Diseño y marketing seducen al consumidor para tener los últimos productos, pero nadie obliga a comprar.

El documental, que ha abierto el debate sobre la caducidad planificada de los productos, es un trabajo que ya han visto más de 2.500.000 espectadores solo en las televisiones europeas y ha sido nombrado mejor documental del 2011 para la Academia de Televisión. Aquí lo dejo:

Fuente: RTVE.es
Foto: Andrew McConnell

Anuncios

Autor: Carlos Matallana

Digital marketer, amateur photographer, experienced footballer and an insistent runner.

3 comentarios en “La obsolescencia programada”

  1. Recien anoche 31 de Julio 2011 vi el documental en casa con mi familia como parte de un programa de TV que pasan aca en Cuba “Pasaje a lo desconocido” creo que es un magnifico documental y el tema que abarca es bien complejo por sus diferentes aristas, creo rotundamente que es hora ya de hacer una campaña mundial usando todo el poder de los medios al alcance de la humanidad con el proposito de ponerle un fin a este problema que al final lo unico que esta consiguiendo es convertir a la humanidad en esclava de las corporaciones para su enrriquecimiento desmedido y deshumanizado

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s