La Verdolatría y el Dios Sostenible

Verdolatría (verdolatrie): término creado por el filósofo francés Alain Roger en su ensayo “Court tratié du paysge” (Galimard, 2007) que señala la obsesión ecologista y ambientalista del paisaje, reduciéndolo simplistamente a lo verde.

Sostenibilidad: se refiere al equilibrio existente entre una especie con los recursos del entorno que propone satisfacer las necesidades de la actual generación sin sacrificar las capacidades futuras.

Llevo un tiempo observando que cada vez hay más debate acerca de qué es lo que es en realidad la Sostenibilidad, un debate que considero que se debe de dar para que no nos confundamos y sepamos realmente distinguir y separar lo que es sostenible y lo que no. ¿Hay verdolatría? parece que sí, me explico:

Va corriendo por la red un estudio crítico, realizado por la oficina STAR strategies + architecture, con opiniones contrarias a que la Sostenibilidad se asocie directa e intencionadamente al color verde, a lo eco, a lo green. En estos textos se habla sobre el abuso de la sostenibilidad en la arquitectura y construcción actual, en el que el Verde ha aparecido como “la representación más rápida y simple de lo sustentable”. Se dice también que la sostenibilidad comparte atributos divinos con Dios, que el verde se nos ha aparecido para personificar la sostenibilidad, para convertirse en su encarnación en el mundo real. Incluso se hacen juegos icónicos (como la que encabeza el post) ocupando imágenes esenciales en la cultura arquitectónica del siglo XX parodiados y verdificados aposta, poniendo en evidencia el simplismo de la venta del verde sin fondo.

Entiendo la crítica y la comparto en gran medida. Estoy de acuerdo cuando se dice que el Verde parece que está funcionando como la fe, que San Verde protege a los arquitectos y aparejadores verdes y les guía en la dirección sostenible. Hay que dejar de pensar que el Verde convierte en sostenible todo lo que toca.

Lo cierto es que la arquitectura ya sea por moda o tendencia esta tomando un nuevo rumbo, el de intentar cuidar el medio en el que nos desarrollamos. La verdad es que ‘enverdeciendo’ una cubierta no resolvemos el problema, pero lo que sí que habría que hacer es “educar” más acerca de lo que significa la Sostenibilidad y que los considerados especialistas brinden sus conocimientos para que de esta manera, en un futuro cercano, llegar a un desarrollo verdaderamente sustentable utilizando los recursos renovables de manera consciente y no por que sea una moda. De hecho la sostenibilidad ha dejado hace tiempo de ser una moda, actualmente se ha convertido en una necesidad. El presente y futuro de la arquitectura es Sostenible.

¿La sostenibilidad es un filtro de Photoshop: Ctrl+Green?

Pues sí. En muchos casos el color Verde se ha visto involucrado en proyectos, ideas e iniciativas que únicamente buscan llamar la atención diciendo que son sostenibles cuando en realidad es otro proyecto más pasado por los filtros de Photoshop. Este nuevo eco-marketing vacío se ha convertido ya en una práctica habitual entre arquitectos y promotores, ¿por qué? porque el verde vende y vende muy bien.

El Verde, desde siempre, ha sido el color representativo de todo lo relacionado con el medio ambiente y lo seguirá siendo, yo no veo ningún problema en eso, de hecho el verde me gusta, pero hay que tener cuidado a la hora de valorar si una casa o edificio es solidario o no con el planeta. No por llevar solo placas solares un edificio es ecológico o respetuoso con el medio ambiente. No hay que confundir la hierba con el ladrillo, en otras palabras, no digamos verde cuando en el fondo es marrón rojizo o gris.

Le Corbusier - Villa Ecológica SaboyaVilla Ecológica Saboya, Poissy – Le Corbusier, 1929 © STAR strategies + architecture

Hay que tener en cuenta también, sobretodo, insisto, que no todo lo verde es sostenible ni todo lo sostenible tiene que ser verde. A día de hoy existen muchos proyectos sostenibles que no llevan implícito el color verde y en realidad son sostenibles, respetan de verdad el medio ambiente.

Lo mejor seria que habláramos de eficiencia energética, en la que los edificios no tengan porque siempre parecer una lechuga. Definitivamente el verdeo se ha banalizado.

Los profesionales del sector de la edificación tenemos que evitar que el verde sea solo un color decorativo. No provoquemos con nuestras acciones que Greenpeace se ponga a proyectar edificios.

En definitiva y refiriéndome de nuevo al citado estudio, considero que la crítica ayuda a que se conozca la problemática, que eso está bien, pero no aporta nada por sí sola, lo que hay que hacer además, repito, es educar más y mejor sobre este tema tan importante a día de hoy como es la Sostenibilidad y lo que significa el respeto al medio ambiente dentro del ámbito de la arquitectura y los procesos constructivos. Los implicados debemos ser responsables de nuestras decisiones, por lo tanto, no vendamos o echemos ‘humo verde arquitectónico contaminante’ a la atmósfera porque al final todos nos intoxicaremos, incluso los que lo hayan provocado.

Anuncios

Autor: Carlos Matallana

Digital marketer, amateur photographer, experienced footballer and an insistent runner.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s