El rigor mortis del aparejador

“Si uno no cambia, no evoluciona y termina por dejar de pensar.” Rem Koolhaas

Puede que suene exagerado pero, al igual que el sector de la construcción, la profesión de aparejador padece rigor mortis. Con la industria prácticamente paralizada, a día de hoy no hay posibilidad de que esta antes atractiva y multidisciplinar carrera, se rehaga de nuevo. Lejos de mejorar empeora. Cada semana que pasa, más colegas veo aparecer en las listas de EREs de empresas de construcción, y muchos de ellos grandes profesionales que lo han dado todo en la empresa y ésta no dando nada por ellos.

Hoy en día, los porcentajes de paro entre los técnicos de la construcción empiezan a equipararse a las denominadas carreras sin salida, que ya son muchas desgraciadamente. Todo el que salga del Grado de Edificación, que es en lo que han convertido la Arquitectura Técnica, está destinado a engrosar la mayor lista de parados de la historia de España y de Europa al mismo tiempo. Ser aparejador, arquitecto técnico o ingeniero en edificación es, a día de hoy, inservible para el sistema. Además, las pocas empresas que requieren un técnico le pagan a precio de recién titulado. El sector ya no puede soportar a tanto graduado. Leer más “El rigor mortis del aparejador”

El país de los escuálidos

España, el país donde estoy parasitado, está cada vez más en los huesos, y es que el estrés que le provocan sus políticos, los bancos, el déficit, el paro y la prima de riesgo está haciendo estragos en su salud. A decir verdad, todos los que lo habitamos estamos, de la misma manera y por los mismos motivos, más raquíticos y chupados que hace unos años y más desorientados que toda nuestra clase política junta. Hasta el mismísimo toro de Osborne está perdiendo su virilidad y su caché como semental.

La verdad es que la de ahora, afortunadamente, es la situación más difícil que yo he percibido en los 34 años de mi existencia. La sensación de incertidumbre es superlativa y en todos los sentidos. Diría que uno de los aspectos que ha generado tanta controversia y malestar entre la sociedad desde que comenzó la crisis, es que existen dos tipos de problemas, uno es el problema real, lo que verdaderamente está pasando, y otro el problema que percibimos, y éste último es el que más nerviosismo y desconfianza genera. El clima de pesimismo que existe actualmente está minando el optimismo que hemos tenido siempre.

Yo no alcanzaba estos niveles de preocupación actual desde que el Coyote acabó atrapando supuestamente al Correcaminos. Ni los niveles por los que camina la prima de riesgo se acercan a mis sensaciones de ahora. Hasta he dejado de comer, bueno, al menos hasta la hora de la cena.

Españistán, de la burbuja inmobiliaria a la crisis

Reservo un hueco en este blog a un divertido, crítico y muy explicativo video sobre los principales acontecimientos sociales y económicos que nos han llevado a la situación actual de crisis. El video, ideado por Aleix Saló y que ha sido y está siendo una sensación en la red y en los medios tradicionales, cuenta el principio de la burbuja immobiliaria y su estallido final, es decir, lo que nos llevó del “boom” al ¡patapam! y cómo pasamos de ser España a convertirnos en Españistán. Es una adaptación cómica de cómo el suelo pasó, de la noche a la mañana, a convertirse en urbanizable, la vivienda se transformó en un bien con el que especular y la naturaleza llegó a suponer un gran estorbo.

Leer más “Españistán, de la burbuja inmobiliaria a la crisis”