El rigor mortis del aparejador

“Si uno no cambia, no evoluciona y termina por dejar de pensar.” Rem Koolhaas

Puede que suene exagerado pero, al igual que el sector de la construcción, la profesión de aparejador padece rigor mortis. Con la industria prácticamente paralizada, a día de hoy no hay posibilidad de que esta antes atractiva y multidisciplinar carrera, se rehaga de nuevo. Lejos de mejorar empeora. Cada semana que pasa, más colegas veo aparecer en las listas de EREs de empresas de construcción, y muchos de ellos grandes profesionales que lo han dado todo en la empresa y ésta no dando nada por ellos.

Hoy en día, los porcentajes de paro entre los técnicos de la construcción empiezan a equipararse a las denominadas carreras sin salida, que ya son muchas desgraciadamente. Todo el que salga del Grado de Edificación, que es en lo que han convertido la Arquitectura Técnica, está destinado a engrosar la mayor lista de parados de la historia de España y de Europa al mismo tiempo. Ser aparejador, arquitecto técnico o ingeniero en edificación es, a día de hoy, inservible para el sistema. Además, las pocas empresas que requieren un técnico le pagan a precio de recién titulado. El sector ya no puede soportar a tanto graduado. Leer más “El rigor mortis del aparejador”